Por si no lo sabíais este pasado fin de semana se celebró la Feria BCN&CAKE (1ª Edición). Dedicada al mundo de la repostería creativa.

Esperaba  con mucha ilusión que por fin llegara ese fin de semana. Hacía dos meses que tenía el vuelo, alojamiento, coche de alquiler y por supuesto, muy importante las entradas.

Llevaba varios días nerviosa debido a la expectación que tenia por el evento y eso que yo no era expositora.

Ese mismo sábado, ya en Barcelona, me levanté muy pronto y me puse rumbo a la Fira.

Llegando al recinto no daba crédito a lo que estaba viendo desde el coche. Cientos de personas hacían una gran cola que comenzaba en las puertas del pabellón y terminaba en la Plaza de España

Aparqué el coche en un parking cercano y me dirigí hacia la entrada del recinto mentalizándome a estar haciendo cola durante varias horas. Estando ya cerca de la puerta  me encontré en medio de un tumulto. Una masa de gente gritando y empujando enojada, mujeres protestando porque no les habían dejado pasar debido a que ya no cabían más personas dentro. Tenían entradas para ese mismo sábado y nadie les daba explicaciones del porque a tanto caos. Otras personas comentaban que la organización había vendido más entradas de lo que soportaba el recinto. Tristemente esta manera de hacer negocio empieza a resultar frecuente últimamente, sabéis a lo que me refiero, verdad?

Empiezo a cuestionarme que he hecho el sacrificio de venir aquí para nada. Me indigno,  no sé qué hacer, veo policías, y llega una ambulancia. Al parecer a alguien dentro le dio algo.

Era obvio que los organizadores habían fallado, empiezo a tomar fotos y a enviar twists tratando de consolar mi frustración y para que la gente supiera lo que estaba pasando.

En fin, tras 15 minutos de reflexión y bajo un maravilloso sol en las escaleras de Montjuïc me tranquilicé. Estaba claro que en ese momento no iba a poder entrar, así que decidí poner rumbo al mar para relajarme dando un paseo. Intentaría entrar más tarde a la hora de la comida.

15:35. Segundo intento. Llego de nuevo a la Fira. Hay gente, pero no tanto como en la mañana. La cola avanzaba más o menos rápido o al menos eso a mí me parecía. Tuve además la suerte de coincidir en la espera con unas personas encantadoras. 20 minutos después estaba entrando no me lo podía creer!!!

Bajando las escaleras, ante tanta emoción, no sabía hacia donde ir derecha?, izquierda? Pensaba que había mucho que ver y no sabía por dónde empezar.

Vamos allá!!

 

 

Copyright 2017 Pinchips.es